Brull y la novela negra

Unos apuntes rápidos sobre novela negra – Autores recomendados


Comenzamos esta entrada con un breve (y simplificado, no se pretende aquí ningún estudio exhaustivo, sino unas nociones básicas) resumen sobre los orígenes de lo que hoy en día se conoce como novela negra – policíaca (hard-boiled en los EEUU, polar en Francia).


Podríamos decir que los primeros esbozos del género se encuentran en los cuentos policíacos de Edgar Allan Poe; se desarrolla con Arthur Conan Doyle (Sherlock Holmes) y Agatha Christie (Miss Marple, Hercules Poirot) y alrededor de la década de los 30 en los EEUU pasa de ser una literatura de “resolución de acertijos” a incluir un análisis y una crítica de la sociedad y del poder establecido, que es una característica esencial en lo que hoy es el género.
Los pioneros y de alguna manera “creadores” de este nuevo concepto de novela negra fueron Dashiell Hammet (Sam Spade, El Agente de la Continental) y Raymond Chandler (Philip Marlowe).
En Europa el principal precursor del género es Georges Simenon (Comisario Maigret) en la década de los 50.


Ya en los 70-80 tenemos el salto a Europa de la novela negra “moderna”, de la mano de los suecos Maj Sjowall y Per Wahloo (MartinBeck), aunque también podemos destacar a los franceses (Manchette, Symons) e italianos (Scerbanenco, Giovanni).


Hoy en día se considera que una buena novela negra no sólo consiste en una buena trama y, a poder ser, un final sorprendente, sino que también debe poseer una cierta dosis de análisis de la sociedad, con un punto de crítica, de forma más o menos explícita, hacia el “statu quo”.
Junto a un autor de novela policíaca suele ir asociado directamente un protagonista de sus novelas. Este protagonista, con quien el lector se debería identificar, suele ser alguien que está del lado de la ley (policía ó detective privado), aunque no necesariamente obedecerá ciegamente las normas (de hecho suele ser alguien que por un motivo u otro se encuentra en el límite de la legalidad), y se caracterizará por su carácter atormentado y problemático, aunque bajo él subyace su bondad, su humanidad, su honestidad... Otra característica que se suele dar es que este protagonista suele ser una persona culta (al menos en comparación con quienes se mueven a su alrededor) y aparecen de vez en cuando referencias literarias, cinematográficas o musicales.


Otra cuestión a tener en cuenta es que leer ahora a un escritor que publicó hace, pongamos por caso, 50, 60 ó 70 años, resulta siempre curioso, y llamará la atención el lenguaje, el racismo y/o el sexismo implícitos en la sociedad que se plasma en la novela. También ocurre que los abusos de poder de la policía, de los políticos (normalmente corruptos) o en general de quien ostentaba el poder, nos pueden parecer ahora algo burdos o exagerados (ya que ahora esas cuestiones se ejercen de una forma, digamos, más sutil, lo cual no significa que no sigan existiendo).


Se incluye a continuación una relación (posiblemente incompleta y desde luego muy subjetiva) de autores a los que sería interesante leer para tener una visión global de la novela negra en la literatura, separados en varios grupos que pueden ayudar a ver una cierta lógica en el desglose (en cada apartado el orden es alfabético para tratar de no condicionar más al lector de lo que ya se hace con la exposición de autores). Tras cada autor se indica entre paréntesis el nombre del protagonista de todas o al menos la mayoría de sus novelas. En negrita, los “imprescindibles” (nuevamente, algo totalmente subjetivo).

 

- norteamericanos, clásicos (lo cual significa que forman parte de “otra época”, si es que eso puede significar algo): Bill S. Ballinger, Lawrence Block, Fredric Brown, William Riley Burnett, Raymond Chandler (Philip Marlowe), Jerome Charyn (Issac Sidel), John Godey, David Goodis, Joe Gores, James Hadley Chase, Dashiell Hammett, Patricia Highsmith (Ripley), Chester Himes (Johnson&Jones), Ross MacDonald, William P. McGivern, Ed McBain (Distrito 87), Horace McCoy, Robert B. Parker (Spenser), Bill Pronzini, Jim Thompson, Joseph Wambaugh, Donald E. Westlake


- norteamericanos, actuales: Edward Bunker, Lee Child (Jack Reacher), Harlan Coben (Myron Bolitar), Michael Connelly (Harry Bosch, Michael Haller, Renee Ballard), John Connolly (Charlie Parker), Patricia Cornwell (Kay Scarpetta), James Ellroy, Sue Grafton (Kinsey Milhone), Mary Higgins Clark, Michael Koryta, Dennis Lehane (Kenzie- Gennaro), Elmore Leonard, Nic Pizzolatto, John Verdon (David Gurney), Don Winslow


- europeos, clásicos: Boileau-Narcejac, Agatha Christie, Arthur Conan Doyle, Didier Daeninckx, José Giovanni, Jean Patrick Manchette, Ruth Rendell, Giorgio Scerbanenco (Duca Lamberti), Georges Simenon (Maigret), Maj Sjowall & Per Wahloo (Martin Beck), Julian Symons, Janwillem Van de Wetering (Grijstra – De Gier)


- europeos, actuales: Jussi Adler Olsen (Departamento Q), Jean Luc Bannalec (Dupin), Andrea Camilleri (Salvo Montalbano), Gianrico Carofiglio (Guido Guerrieri), Kjell Ola Dahl (Gunnarstranda), Sandrone Dazieri (Colomba y Dante), Karin Fossum (Sejer), Arnaldur Indridasson (Erlendur), Mari Jungstedt, Philip Kerr (Bernie Gunther), Jens Lapidus, Asa Larsson (Rebecka Martinsson), Stieg Larsson (Lisbeth Salander), Pierre Lemaitre (Camille Verhoeven), Donna Leon (Guido Brunetti), Henning Mankell (Kurt Wallander), Antonio Manzini (Rocco Schiavone), Petros Markaris (Kostas Jaritos), Liza Marklund (Annika Bengtzon), Jo Nesbo (Harry Hole), Hakan Nesser, Ian Rankin (John Rebus, Malcolm Fox), Rosslun&Hellstrom (Ewert Grens), Fred Vargas (Adamsberg)


- españoles, clásicos: Francisco González Ledesma (Méndez), Julián Ibáñez, Juan Madrid (Toni Romano), Jorge M. Reverte (Gálvez), Paco Ignacio Taibo II (Belascoarán), Manuel Vázquez Montalbán (Pepe Carvalho)


- españoles, actuales: Eugenio Fuentes (Ricardo Cupido), Eva García Sáenz de Urturi, Alicia Giménez Bartlett (Petra Delicado), Andreu Martin, Susana Martín Gijón (Annika Kaunda, Camino Vargas), Carmen Mola (Elena Blanco), César Pérez Géllida (Sara Robles), Alexis Ravelo (Eladio Monroy), Luis Roso (Ernesto Trevejo), Jordi Sierra i Fabra (Mascarell), Lorenzo Silva (Bevilaqua y Chamorro), Domingo Villar (Leo Caldas)


- otras nacionalidades: Leonardo Padura (cubano, Mario Conde), Santiago Roncagliolo (peruano), Qiu Xiaolong (china, Chen Cao)


Se puede observar que abundan, entre los “clásicos”, los autores norteamericanos, ya que fue este país el que dio un auge al género entre los 30 y los 80, aproximadamente. Especialmente interesante en ese país la cuestión racial (puede que Chester Himes es quien la 

trate mejor). A partir de entonces, han surgido una serie de autores europeos excelentes, a los que probablemente leamos con más facilidad ya que la sociedad que reflejan se asemeja más a la nuestra (los italianos CamilleriManzini o Carofiglio, el griego Markaris o el francés Lemaitre, por ejemplo), además, por supuesto, de los españoles, entre quienes se pueden detectar incluso los matices de cada zona (el gallego Domingo Villar, el canario Alexis Ravelo, el madrileño Juan Madrid o el catalán Andreu Martín), hasta el punto de que la propia ciudad en la que se desarrolla la trama pasa a ser en ocasiones un personaje más de la misma.

 


Otro matiz interesante: mujeres que escriben novela negra.

Las mujeres siempre han estado presentes en esta literatura: Agatha Christie fue una pionera en todos los sentidos, Patricia HighsmithRuth Rendell,...

De la misma forma, siguen surgiendo muchas y muy buenas escritoras en la actualidad: Donna LeonSue GraftonFred Vargas, ... en España quizá incluso con mayor presencia proporcionalmente que en otros países: Carmen MolaSusana Martín GijónEva García Sáenz de UrturiAlicia Giménez Bartlett,... Muchas de ellas, con protagonistas femeninas muy potentes, que no tienen nada que envidiar a los protagonistas masculinos que imperaban hasta el momento (salvo honrosas excepciones, como la Miss Marple de Agatha Christie, pionera también en este sentido).
En cuanto a la reducida relación de escritores de “Otras nacionalidades”, es achacable únicamente a quien esto escribe y su insuficiente lectura de escritores que se ubicarían en ese apartado. Trataremos de compensarlo, especialmente en lo que hace referencia a los escritores sudamericanos.